El mayor enemigo de las grúas, el viento

El viento es el mayor enemigo de las operaciones con grúas. Imprevisible como otros fenómenos meteorológicos, el viento tiene un gran efecto sobre las grúas. Cuando hay pronóstico de tormentas con fuertes vientos, la seguridad se convierte en fundamental. Medidas que se han debido tomar antes, para que una simple brisa que en pocos minutos se transforma en una ráfaga de viento no acabe tirando la grúa.

Para saber cuánto viento hay, es decir cuál es la velocidad del viento, hay un anemómetro en la punta más alta de la grúa. Pero este útil aparato no lo es todo, el viento es impredecible y por eso tenemos que tener en cuenta otros factores.

Es importante conocer el efecto causado en el viento por la rugosidad del terreno. También se debe tener en cuenta el efecto túnel sobre el viento debido a los edificios circundantes. Y es que, a veces, un viento de 6m/s en la ciudad con edificios se convierte en un viento de 9m/s.

También hay que ser conscientes de que, en ocasiones, nuestras cargas están a muchos metros de altura sobre el piso. Además, es importante saber que la velocidad del viento en altura es mucho mayor que la que tiene en superficie. Por eso es muy importante saber calcular siempre la máxima velocidad de viento permitida.

En definitiva, existen tres factores que afectan al izaje de las grúas: las ráfagas de viento, la rugosidad del terreno que nos rodea y la altura de elevación de la carga, pues cuanto más alto vamos con nuestra carga más fuerte sopla el viento. Por tanto, lo importante será saber calcular la máxima velocidad de viento permitida para nuestro izaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>